Esmeralda 135 4to "D" CABA, C1035ABC, Argentina
+54 11 5199-0222

El gran cereal americano tiene cada vez más acento sureño y cordobés

POR MAURICIO BÁRTOLI 19/01/2019

El gran cereal americano tiene cada vez más acento sureño y cordobés

Aun con el liderazgo de Estados Unidos, pisan fuerte Brasil y la Argentina, con cluster en la zona de Río Cuarto, Córdoba
¿Jugamos en Primera o somos “de cuarta” ? Este típico juego de palabras futbolero sirve como disparador para hablar del cultivo de maíz, que pese a la piedra en el zapato que le significó haber sido gravado nuevamente con derechos de exportación, va perfilando rindes que representan una de las “sensaciones”, entre las expectativas positivas de esta campaña agrícola amenazada por el aguaravado nuevamente con derechos de exportación, va perfilando rindes que representan una de las “sensaciones”, entre las expectativas positivas de esta campaña agrícola amenazada por el agua.

“El maíz resiste los excesos y podría alcanzar un nuevo récord productivo”, reflejó la Bolsa de Comercio de Rosario. Un reciente informe de la entidad describe que “en medio de tormentas que superan los 100 mm, el cultivo completa el llenado de granos. Como pocas veces, sobresale el excelente estado del cereal. Las expectativas superan los 100 qq/ha”.

Hasta mitad de año, el gran cereal americano venía embalado en la Argentina, en plena carrera por mayor superficie, mejores tecnologías y más rendimiento. Tras el “plan 4 pesos” sintió el cimbronazo, pero siguió adelante y por ahora vive más una comedia que una drama con el agua, como cada año que dispone sin restricciones del líquido elemento. El precio internacional acompaña poco, pero en términos relativos, no está tan mal.

Lo “de cuarta”, entonces, sólo aplica por la ubicación que tiene el maíz argentino entre los principales productores del mundo, detrás de EE.UU. – el indiscutido líder con 367 millones de toneladas en la última campaña (35,6%), y China (21,4% y Brasil (8,2% de la producción mundial.

Aquí vale detenerse en el ranking exportador. También lidera Estados Unidos con 50 millones de toneladas, seguido por Brasil con 34 millones de toneladas y el tercero es la Argentina, con unas 29 millones de toneladas, señaló un informe de Agritrend. El reporte de esta consultora pone en consideración que todavía Argentina tiene rindes superiores, en un promedio de 8,23 toneladas por hectárea, claramente por arriba de los 5,32 toneladas por hectárea que presenta el gigante sudamericano; con todo, las 17,6 millones de hectáreas que le dedica -un área similar a la de la soja en Argentina- le permiten orillar los 100 millones de toneladas de producción.

Brasil tuvo una evolución notable en las últimas décadas -señaló Gustavo López, de Agritrend- hasta convertirse en una potencia maicera: de 13,6 millones de toneladas en 1977/78, a 44,5 millones de toneladas en 2002/2003 y el salto de las últimas 7-8 campañas, que terminaría en la duplicación, en sólo 10 años, de los 56,1 millones de toneladas del 2010.

Argentina también ha mostrado un avance notable desde las 9,7 millones de toneladas hace cuatro décadas, a razón de 3,65 tn/ha, hasta las 49,4 millones de toneladas que la secretaría de Agroindustria estima reunir entre los dos ciclos en marcha, el que se cosechará en abril y el que se recolectará en julio.

Se trata de una de las “figuras” más importantes en la postal productiva de nuestro país, según ilustró esta semana la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), en el trabajo “Maíz 360º, Análisis de Argentina y el mundo”, que revela cifras y profundiza sobre las distintas facetas del maíz a nivel nacional e internacional.

En los últimos tres años la producción mundial de maíz alcanzó más de mil millones de toneladas y 1 de cada 3 toneladas de cereales comercializadas en el mundo son de maíz, “lo cual significa que es trabajo argentino posicionado en los primeros lugares del mundo, con un cereal que no sólo se utiliza como grano sino que tiene variadas posibilidades de agregado de valor, es una de nuestras estrellas de mayor producción”, explicó Natalia Ariño, investigadora de FADA.

En el promedio de los últimos tres años, la producción mundial de maíz alcanzó las 1.025 millones de toneladas, y se estima que para la próxima aumentará el volumen producido y también el consumo. En ese marco, Argentina se ha posicionado mejor en los últimos años. Si se toma el promedio de las últimas 3 campañas (como lo muestra la infografìa adjunta), la producción de nuestro país representa el 3,4%.Pero si sólo se considerara la última campaña, el porcentaje argentino sube a 4,7%.

Según FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) el consumo mundial de maíz se expandiría en un 1,5% promedio anual, aumentaría a 1.134 millones de toneladas en la campaña 2022/23, es decir, unas 82 millones de toneladas más que en 2017/2018.

El maíz llega a una importante cantidad de destinos, de los cuales se destaca Asia Oriental, quien compra en promedio 32 millones de toneladas anuales, desde países como China, Corea y Japón. Nicolle Pisani Claro, investigadora de FADA, destacó que “de este análisis surge un dato curioso, el principal comprador de nuestro país desde el 2015 es Vietnam que en los últimos años pegó un gran salto ya que creció más de siete veces el volumen comercializado en los últimos años. Este incremento de las compras de Vietnam significa para el país nuevas exportaciones anuales de 634 millones de dólares.

La provincia de Córdoba es la primera productora de maíz a nivel nacional (33%) seguida por Buenos Aires (26%), Santa Fe (12%) y Santiago del Estero (9%).

Al interior provincial, el departamento de Río Cuarto se convirtió desde hace ya cuatro campañas, en el primer productor provincial y nacional de maíz. Además se generaron casi 1500 puestos de trabajo directos e indirectos por el impacto de la producción de maíz y su agregado de valor: industrias de alimentos balanceados, harina de maíz, energía con biomasa agropecuaria y etanol. “Allí se le agregó valor a más de 568 mil toneladas de maíz. Esto quiere decir que casi el 20% de la producción total del departamento se le agregó valor dentro del mismo”, destacó David Miazzo, economista Jefe de FADA.

Propuestas Con el objetivo de potenciar las cadenas maiceras, el documento de FADA propone políticas nacionales, provinciales y municipales que permitan impulsar el agregado de valor, las inversiones y la generación de empleo en el interior productivo del país.

Las propuestas nacionales van desde incentivar un mayor uso de fertilizantes mediante medidas fiscales, a generar líneas de crédito a valor producto para las cadenas cárnicas y lechera. También propone aumentar el corte con bioetanol, eliminar los derechos de exportación y promover las inversiones en las cadenas maiceras con un régimen de amortizaciones aceleradas.

En términos provinciales, sugiere implementar programas de buenas prácticas como el de la Provincia de Córdoba, aplicar políticas provinciales de biocombustibles y crear mesas regionales de integración de la comunidad agroalimentaria para generar sinergias entre los diversos actores privados, institucionales y gubernamentales.